Cuando abundan flores y urge consciencia y humanismo

Conmemoración en la ESCOM

El día de ayer se conmemoró el Día Internacional de la Mujer. En la ESCOM no fue la excepción, pero la forma exhibió una falta de comprensión de lo que este día implica.

Justo en la mañana destacaba un evento vergonzoso —a mi parecer— ocurrido hace dos años. En el cual, el director de la escuela en 2014 había recorrido la escuela regalando flores a las mujeres que encontrara a su paso.  Acompañado de sus subdirectores que le cargaban botes llenos de flores para el abasto de su acto.

Hoy, dos años después, un evento similar se repite. Este tiempo no fue suficiente para aprender la lección. Tampoco fue suficiente para informarse mínimamente del origen e importancia de este día. Una flor con un mensaje del director de la escuela fue dejado en los lugares de trabajo de las mujeres en esta escuela.

Flor y mensaje de felicitación del Director de la ESCOM hacia las mujeres por el Día Internacional de la Mujer

<>

Importancia de la actuación directiva

Este tipo de actos de las autoridades contribuyen a perpetuar una idea errónea de este día. No es un día de fiesta, sí de conmemoración, reflexión, debate y emprendimiento.

Es absurdo festejar a las mujeres —o a los hombres— por su sexo. No es un mérito personal.

Este acto exhibió el desconocimiento de los directivos de una escuela del motivo de creación de los “Días Internacionales” y del antecedente histórico y social del Día Internacional de la Mujer. Fue evidencia de la falta de sensibilidad frente a problemas sociales, de iniciativa y creatividad para proponer soluciones y también la necesidad de cumplir con lo políticamente correcto.

Mientras en otras instituciones de educación se realizaron campañas inclusivas y difusión masiva en la comunidad para la creación de foros de análisis de la situación que las mujeres viven o las consecuencias de la falta de equidad de género y propuestas para implementar soluciones en el ámbito de la comunidad escolar, en ESCOM se regalaron flores.

Los directivos deben ser juzgados con una óptica diferente y más severa. No solo son personas realizando actos equívocos. Son servidores públicos ejerciendo la administración pública y los recursos públicos de forma equívoca, también representan instituciones. Dejan perder la oportunidad que brinda la posición de poder que tienen para marcar cambios en beneficio de la sociedad, gastan el presupuesto en banalidades, etc.

Contribuciones personales

Cada persona, en el ámbito de sus facultades y posibilidad, podría contribuir con acciones para conmemorar este día y sensibilizar sobre los problemas de la falta de equidad de género.

Opinión personal del día

Como el amable lector puede suponer ya, considero este día esencial para conmemorar condiciones en las que viven las personas. Las mujeres sí, pero también los hombres, los niños, los ancianos, los enfermos, los discapacitados, etc. Todos somos individuos perjudicados por los roles de género, por la falta de equidad y podría resumirlo por la falta de respeto.

Compartiré la idea de una charla con una amiga, quizá el día no debería llamarse “Día Internacional de la Mujer”, preferiría renombrarlo como Día Internacional Contra la Inequidad de Género”. Estoy de acuerdo. Sin la intención de subvaluar algo o sobrevaluar otra cosa, creo que todos sufrimos esta inequidad.

Las mujeres son blanco de agresiones verbales y físicas que los hombres —generalmente— no. Los hombres carecen de prestaciones sobre la crianza de sus hijos que las mujeres sí tienen. Las personas son atacadas por sostener preferencias o relaciones sexuales con personas de sexos similares, etc. Podríamos citar muchos ejemplo, todos importantes.

También es un día en el que podemos analizar estas situaciones y buscar alternativas para cambiarlas o mejorarlas. Podemos informar sobre corrientes que buscan el respeto entre las personas, aclarar dudas y confusiones entre feminismo y hembrismo —por citar una que considero generalizada—. Podemos organizar grupos de apoyo a víctimas de violencia de género.

Espacios de diálogo

Considero, como miembro de una comunidad educativa y como persona, importante generar consciencia del sentido original de este día. Urgente en una escuela donde permean las actitudes individualistas, pusilánimes, distantes y excluyentes.

Considero una obligación moral, como docentes, invertir tiempo con nuestros estudiantes para tratar el tema, para intercambiar ideas, debatirlas y criticarlas. Es una oportunidad que tenemos para contribuir en la construcción de una sociedad más humanista.

Nos urgen estudiantes, docentes y directivos con perfiles más humanistas para tener una comunidad escolar mejor, más unidad, con mayor sentido de pertenencia y más sensible a lo ajeno.

No nos urgen estudiantes que serán los mejores ingenieros en su ramo, pero sí los ingenieros con más consciencia social. Aquellos que siempre consideren entre sus actividades rutinarias la retribución a su comunidad.

Críticas a la autoridad

Otra forma de contribución es la crítica a las autoridades. Con ello se les brinda una oportunidad para mejorar en su ejercicio. Recordemos que “un error ignorado y no exhibido, seguramente será un error repetido”.

Uno de los derechos que las mujeres han ganado en muchos espacios es el de la libre expresión —que no siempre está garantizado—. No olvidemos que no ha sido una concesión brindada gentilmente, ha sido defendida, ganada y ha costado muchas vidas de valientes. ¡Hagamos uso de ese derecho!

Muchas personas tuvieron la valentía de ganar derechos que actualmente tenemos. Lo menos que podemos hacer por honrar esas vidas y victorias, es ejercer esos derechos y defenderlos con la misma valentía.

Muchas victorias en la lucha de derechos de las mujeres y —civiles en general— han tenido como base los señalamientos a las autoridades. De ahí que representa la semilla del cambio.