Tolelico, totemachtianitzin, ¡timotazqueh!2 min read

Print Friendly, PDF & Email

Ayer fue un día bueno. Xuliotzin y Tolelico nos compartieron muchos de sus conocimientos. La visita al Templo Mayor fue diferente. Nos dieron otra perspectiva. Pudimos convivir en una práctica de campo de esas que son indispensables en cualquier curso de idiomas, pero de las que particularmente en el Centro de Lenguas Extranjeras Unidad Zacatenco (CENLEXZ) —y probablemente en todo el IPN— se carece.

Rodrigo en el recorrido al Templo Mayor.

Ayer fue un día malo. Tolelico anunció su despedida. Ese profesor joven con ideas magnificas y didáctica singular, ya no estará más en nuestros cursos.

Rodrigo Yuani Chacón Torres, al que llamamos con mucho cariño Tolelico o simplemente temachtiani, deja el CENLEXZ, se va de la Ciudad de México, seguirá su camino en otra latitud.

Muchos de sus estudiantes veníamos notando anormalidades en su comportamiento. Ayer las confirmamos. No se veía feliz. No estoy feliz. Nos duele. Perder a una persona como él, ¡marca!, ¡me marcó!

Tolelico es un profesor de nuestro Curso de Náhuatl, es una persona que tiene una forma muy particular de dar clase, nos explicó los detalles, alimentó nuestro gusto por la lengua con su pasión por esta. Poco fue el tiempo que convivimos, pocas las conversaciones en medios impersonales, pero fueron las suficientes para hacer la diferencia entre un profesor ordinario, de los que van y vienen en las trayectorias académicas, y nuestro profesor, totemachtiani.

Los profesores Rodrigo Chacón y Victoriano De La Cruz (de izquierda a derecha) en un evento de náhuatl en el CENLEXZ.

Querido Tolelico, esta partida me entristece, pero no quiero dejar la oportunidad de expresarte mi agradecimiento y quiero que esto sea algo de lo que lleves en tu equipaje de viaje.

Quiero agradecerte por todo lo que me aportaste. Todo lo que dejas en mi que me hace una mejor persona, un mejor profesor y un mejor mexicano. Tu has sido un ejemplo de los profesores que este país requiere. Estos que rescaten la memoria histórica, estos que construyan los mexicanos estudiosos de sus orígenes.

Podría, con gran confianza, decir que muchos comparten mis palabras, mi sentir.

Querido Tolelico, deseo mucho éxito en tu camino, deseo que otras personas también tengan el privilegio de ser influenciadas como yo lo fui.

Gracias, simplemente gracias.

Espero verte pronto.

Israel, Rodrigo, Mónica y María (de izquierda a derecha) en las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México.
Comentarios