Felicitaciones a todos los verdaderos maestros

Felicidades a todas las personas docentes o no docentes que han entendido que ser maestro es tener la responsabilidad de formar personas con conciencia social. A todos ellos ¡felicidades!

Ahora veo y entiendo muchas cosas que antes de ser docente no. Así es el proceso natural de aprendizaje y —dicen— nunca termina, así que seguramente seguiré aprendiendo más cosas mientras permanezca en esto.

La docencia llegó a mi vida como un pasatiempo —y a pesar de que espero que así permanezca— no por ello lo he tomado banalidad, por el contrario, he encontrado una responsabilidad muy grande, justo ahora que parece que nuestro país —y a veces nuestro mundo— retrocede en muchos aspectos sociales, ahí es cuando resulta más importante, necesario y urgente dedicar esfuerzos para educar personas que puedan ser mejores ciudadanos y que formen una mejor sociedad para México, de la que somos actualmente.

Los temas académicos si bien son muy importantes y esenciales, no lo son más que la formación de valores que moldeen personas con un nivel de crítica mayor, más participativas en su sociedad y con responsabilidad y sentido social.

Tristemente también he visto la contraparte, muchas veces adulada y hasta enaltecida, aquellos que promueven la abyección, el servilismo, el individualismo, la pasividad, el conformismo, la corrupción, etc. Como dice un refrán popular “en todos lados se cuecen habas”, pero justo ahí se encuentra la oportunidad para demostrar con nuestros actos que hay muy  buenos maestros en México.

Los maestros debemos promover con nuestros actos y —con un poco de fortuna— estos serán inspiración para los demás.

Maestro que no es capaz de defender sus derechos básicos como persona, enseña a los estudiantes como dejar perder los derechos. Maestro que no es capaz de criticar y cuestionar libremente, deja en los estudiantes el ejemplo de la sumisión. Maestro que no es capaz de enfrentar a cualquiera que atente contra él, enseña a sus estudiantes a ser conformistas, pasivos y abyectos.

Felicidades nuevamente y mucha fuerza y ánimo en una labor comparable con una carrera infinita de resistencia.

Comentarios sobre la propuesta de reunión con estudiantes y el rechazo

El titular de la Secretaría de Educación Pública (SEP), Aurelio Nuño Mayer, expresó el miércoles 4 de mayo, en el comunicado de prensa número 199, “confianza” de que los estudiantes del Instituto Politécnico Nacional (IPN) acudirían a la audiencia en las oficinas de la SEP.

Al día siguiente, jueves 5 de mayo, se publica el comunicado de prensa número 200, en donde Aurelio Nuño “lamenta” la decisión de los estudiantes de no asistir a la reunión que —según dice Nuño— ellos solicitaron.

Si una persona lee los comunicados de prensa 199 y 200 de la SEP, es fácil quedarse con una mala imagen de los estudiantes del IPN, porque deja en el lector la idea de una autoridad con plena disposición al diálogo y que fue defraudada por los estudiantes que solicitaron una reunión y no asistieron. Sin embargo creo que es importante analizar otro enfoque, porque sólo tenemos la versión de las autoridades.

Los estudiantes del IPN han solicitado a las autoridades diálogo para que esta atienda los problemas que le expongan. Lo que las autoridades no mencionaron —o convenientemente omitieron— en sus dos comunicados es que la petición de los estudiantes es una audiencia pública en las instalaciones del IPN y en respuesta las autoridades ofrecieron una reunión privada en las oficinas de la SEP.

Podría —infantilmente— pensarse que es una cuestión meramente de forma, pero no lo es, ya lo dice un refrán de Jesús Reyes Heroles, político veracruzano, “en la política la forma es fondo”. De modo que, debe ser muy importe el hecho de que las autoridades sean renuentes a buscar una reunión privada, además en sus instalaciones.

Naturalmente, los estudiantes elegirían una audiencia pública donde cualquier ciudadano pudiera ser testigo del debate y discusión que se tuvieran con las autoridades y qué mejor que en las instalaciones del IPN, su casa de estudios.

Las autoridades son un grupo de la sociedad que tiene el mayor poder —en la mayoría de las situaciones— debido a las facultades de los cargos y el grado de madurez de la democracia en México. Si consideramos que cualquier otro grupo tendrá menor poder comparado con las autoridades, entonces es razonable que este grupo menor busque las mejores condiciones al encarar a las autoridades.

Los estudiantes son un ejemplo de lo anterior, estos buscan protección mediante la transparencia, donde las acciones de las autoridades puedan ser vistas por cualquier miembro de la sociedad. En la mayoría de los casos las agrupaciones sociales no ven como aliados a las autoridades, especialmente en México, su historia nos brinda una basta cantidad de casos como ejemplo.

Por otro lado, las autoridades preferirían en primer lugar, una reunión privada, en donde cualquier acción discrecional o que fuera políticamente incorrecta pudiera realizarse sin consecuencias adversas para esta y en segundo lugar preferirán realizar cualquier negociación en sus instalaciones, su territorio.

Nunca se debe de olvidar que las autoridades, como grupo en el poder, buscará perpetuar su estancia en el poder, usará todos los medios posibles para administrar la información a su conveniencia pero nunca admitirá su responsabilidad en los conflictos sociales. Los estudiantes siendo un grupo menor tendrán que ser muy inteligentes y hábiles para enfrentar al grupo más grande.

Fuentes y referencias

[1]: Comunicado de prensa número 199 de la Secretaría de Educación Pública
URL: http://www.gob.mx/sep/prensa/comunicado-199-confia-nuno-mayer-que-estudiantes-del-ipn-acudan-manana-a-la-audiencia-que-solicitaron

[2]: Comunicado de prensa número 200 de la Secretaría de Educación Pública
URL: http://www.gob.mx/sep/prensa/comunicado-200-lamenta-nuno-mayer-decision-de-representantes-estudiantiles-del-ipn-de-no-acudir-a-la-audiencia-que-ellos-mismos-solicitaron