Reflexión del Día del Politécnico

Día del Politécnico, 21 de mayo, debería ser un día de reflexión obligada más que de celebración. Nuestro Instituto padece una enfermedad y nuestra comunidad es quien debería estar cuidándolo.

El Instituto Politécnico Nacional (IPN) es una institución resultado de los ideales sociales y Cardenístas, mismos que están plasmados en sus primeros cinco artículos de su Ley Orgánica (LOIPN). Cualquiera que pueda leerlos, le será imposible no sentir la intención de beneficio social y nacional.

El IPN no es un regalo del gobierno o de las clases dominantes y acaudaladas de México. Fue el resultado de la lucha y mucha sangre derramada por mexicanos desde —al menos— nuestra Revolución.

Actualmente el IPN enfrenta una ola de políticas enfocadas a su separación y privatización.

Los trabajadores del IPN enfrentan modificaciones a sus condiciones laborales que los coloca en condiciones cada vez más desventajosas para realizar sus labores y, a su vez, obstaculizan todos los objetivos contemplados en el artículo 3º de la LOIPN.

Podemos citar algunos ejemplos para el personal docente. Sufren la contratación desventajosa de esquemas “por horas” donde se les obstaculiza el reconocimiento como docentes de tiempo completo. Sufren el desconocimiento de su antigüedad y el retraso de asignación de su plaza de base, así como su categoría docente. Sufren la exclusión de apoyos y becas. Sufren el acoso de las autoridades creando una comunidad docente mayoritariamente sumisa, servil y pusilánime. Entre tantos otros.

Otros ejemplos aplicados al personal no docente están los trabajadores que realizan labores de limpieza y mantenimiento, todos ellos subcontratados y mantenidos en condiciones laborales deplorables. Considerando que la subcontratación (outsourcing) ya es en sí misma una forma de contratación denigrante para el trabajador y ventajosa para el patrón.

Por otro lado, los estudiantes del IPN enfrentan adoctrinamientos antisociales y hostiles. Se promueve la competencia y no la colaboración o solidaridad. Se promueve el individualismo y no el sentido de grupo. Se promueve la autocensura y no la libertad de expresión. Se promueve el sexismo y no la equidad de género. Se promueve el paternalismo y no la independencia y autosustento. Se promueve el uso de lenguas extranjeras y no el uso de lenguas indígenas.

Este sector de la comunidad también se enfrenta a la violación sistemática de la gratuidad en sus servicios, plasmada en el artículo 5º de la LOIPN, además de otras normativas superiores como el artículo 6º de la Ley General de Educación (LGE) o la fracción IV del artículo 3º constitucional.

Ejemplos de lo anterior abundan. Están los cobros de cursos de idiomas o cualquier tipo de capacitación dentro de las instalaciones del IPN, la renta de aulas a empresas privadas de capacitación, la solicitud de cuotas en actividades deportivas, la inducción y promoción de programas privados de recaudación de fondos como Bécalos, Cruz Roja, etc., la venta de guías de estudio para exámenes de ingreso mismos que bien podrían estar disponibles libremente en formato electrónico y demás casos.

Estas políticas son creadas, propuestas, promulgadas y ejecutadas por muchos “politécnicos”, las mismas personas que han sido beneficiadas por todas las prestaciones del Instituto, pero que ahora limitan con sus acciones a futuras generaciones.

Siempre he dicho “los enemigos del Politécnico (IPN) son también politécnicos”, ya sea por acción o por omisión.

Insisto, el Día del Politécnico debe ser un día de reflexión, crítica y conmemoración. Debemos reflexionar sobre el estado actual del Instituto. Debemos hacer crítica sobre las acciones que individual o grupalmente realizamos para contribuir con su hundimiento o defensa. Finalmente debemos conmemorar sobre su historia que nos revelará los ideales y motivaciones fundacionales.

Comentarios

Tolelico, totemachtianitzin, ¡timotazqueh!

Ayer fue un día bueno. Xuliotzin y Tolelico nos compartieron muchos de sus conocimientos. La visita al Templo Mayor fue diferente. Nos dieron otra perspectiva. Pudimos convivir en una práctica de campo de esas que son indispensables en cualquier curso de idiomas, pero de las que particularmente en el Centro de Lenguas Extranjeras Unidad Zacatenco (CENLEXZ) —y probablemente en todo el IPN— se carece.

Rodrigo en el recorrido al Templo Mayor.

Ayer fue un día malo. Tolelico anunció su despedida. Ese profesor joven con ideas magnificas y didáctica singular, ya no estará más en nuestros cursos.

Rodrigo Yuani Chacón Torres, al que llamamos con mucho cariño Tolelico o simplemente temachtiani, deja el CENLEXZ, se va de la Ciudad de México, seguirá su camino en otra latitud.

Muchos de sus estudiantes veníamos notando anormalidades en su comportamiento. Ayer las confirmamos. No se veía feliz. No estoy feliz. Nos duele. Perder a una persona como él, ¡marca!, ¡me marcó!

Tolelico es un profesor de nuestro Curso de Náhuatl, es una persona que tiene una forma muy particular de dar clase, nos explicó los detalles, alimentó nuestro gusto por la lengua con su pasión por esta. Poco fue el tiempo que convivimos, pocas las conversaciones en medios impersonales, pero fueron las suficientes para hacer la diferencia entre un profesor ordinario, de los que van y vienen en las trayectorias académicas, y nuestro profesor, totemachtiani.

Los profesores Rodrigo Chacón y Victoriano De La Cruz (de izquierda a derecha) en un evento de náhuatl en el CENLEXZ.

Querido Tolelico, esta partida me entristece, pero no quiero dejar la oportunidad de expresarte mi agradecimiento y quiero que esto sea algo de lo que lleves en tu equipaje de viaje.

Quiero agradecerte por todo lo que me aportaste. Todo lo que dejas en mi que me hace una mejor persona, un mejor profesor y un mejor mexicano. Tu has sido un ejemplo de los profesores que este país requiere. Estos que rescaten la memoria histórica, estos que construyan los mexicanos estudiosos de sus orígenes.

Podría, con gran confianza, decir que muchos comparten mis palabras, mi sentir.

Querido Tolelico, deseo mucho éxito en tu camino, deseo que otras personas también tengan el privilegio de ser influenciadas como yo lo fui.

Gracias, simplemente gracias.

Espero verte pronto.

Israel, Rodrigo, Mónica y María (de izquierda a derecha) en las calles del Centro Histórico de la Ciudad de México.
Comentarios

Cuando abundan flores y urge consciencia y humanismo

Conmemoración en la ESCOM

El día de ayer se conmemoró el Día Internacional de la Mujer. En la ESCOM no fue la excepción, pero la forma exhibió una falta de comprensión de lo que este día implica.

Justo en la mañana destacaba un evento vergonzoso —a mi parecer— ocurrido hace dos años. En el cual, el director de la escuela en 2014 había recorrido la escuela regalando flores a las mujeres que encontrara a su paso.  Acompañado de sus subdirectores que le cargaban botes llenos de flores para el abasto de su acto.

Hoy, dos años después, un evento similar se repite. Este tiempo no fue suficiente para aprender la lección. Tampoco fue suficiente para informarse mínimamente del origen e importancia de este día. Una flor con un mensaje del director de la escuela fue dejado en los lugares de trabajo de las mujeres en esta escuela.

Flor y mensaje de felicitación del Director de la ESCOM hacia las mujeres por el Día Internacional de la Mujer

<>

Importancia de la actuación directiva

Este tipo de actos de las autoridades contribuyen a perpetuar una idea errónea de este día. No es un día de fiesta, sí de conmemoración, reflexión, debate y emprendimiento.

Es absurdo festejar a las mujeres —o a los hombres— por su sexo. No es un mérito personal.

Este acto exhibió el desconocimiento de los directivos de una escuela del motivo de creación de los “Días Internacionales” y del antecedente histórico y social del Día Internacional de la Mujer. Fue evidencia de la falta de sensibilidad frente a problemas sociales, de iniciativa y creatividad para proponer soluciones y también la necesidad de cumplir con lo políticamente correcto.

Mientras en otras instituciones de educación se realizaron campañas inclusivas y difusión masiva en la comunidad para la creación de foros de análisis de la situación que las mujeres viven o las consecuencias de la falta de equidad de género y propuestas para implementar soluciones en el ámbito de la comunidad escolar, en ESCOM se regalaron flores.

Los directivos deben ser juzgados con una óptica diferente y más severa. No solo son personas realizando actos equívocos. Son servidores públicos ejerciendo la administración pública y los recursos públicos de forma equívoca, también representan instituciones. Dejan perder la oportunidad que brinda la posición de poder que tienen para marcar cambios en beneficio de la sociedad, gastan el presupuesto en banalidades, etc.

Contribuciones personales

Cada persona, en el ámbito de sus facultades y posibilidad, podría contribuir con acciones para conmemorar este día y sensibilizar sobre los problemas de la falta de equidad de género.

Opinión personal del día

Como el amable lector puede suponer ya, considero este día esencial para conmemorar condiciones en las que viven las personas. Las mujeres sí, pero también los hombres, los niños, los ancianos, los enfermos, los discapacitados, etc. Todos somos individuos perjudicados por los roles de género, por la falta de equidad y podría resumirlo por la falta de respeto.

Compartiré la idea de una charla con una amiga, quizá el día no debería llamarse “Día Internacional de la Mujer”, preferiría renombrarlo como Día Internacional Contra la Inequidad de Género”. Estoy de acuerdo. Sin la intención de subvaluar algo o sobrevaluar otra cosa, creo que todos sufrimos esta inequidad.

Las mujeres son blanco de agresiones verbales y físicas que los hombres —generalmente— no. Los hombres carecen de prestaciones sobre la crianza de sus hijos que las mujeres sí tienen. Las personas son atacadas por sostener preferencias o relaciones sexuales con personas de sexos similares, etc. Podríamos citar muchos ejemplo, todos importantes.

También es un día en el que podemos analizar estas situaciones y buscar alternativas para cambiarlas o mejorarlas. Podemos informar sobre corrientes que buscan el respeto entre las personas, aclarar dudas y confusiones entre feminismo y hembrismo —por citar una que considero generalizada—. Podemos organizar grupos de apoyo a víctimas de violencia de género.

Espacios de diálogo

Considero, como miembro de una comunidad educativa y como persona, importante generar consciencia del sentido original de este día. Urgente en una escuela donde permean las actitudes individualistas, pusilánimes, distantes y excluyentes.

Considero una obligación moral, como docentes, invertir tiempo con nuestros estudiantes para tratar el tema, para intercambiar ideas, debatirlas y criticarlas. Es una oportunidad que tenemos para contribuir en la construcción de una sociedad más humanista.

Nos urgen estudiantes, docentes y directivos con perfiles más humanistas para tener una comunidad escolar mejor, más unidad, con mayor sentido de pertenencia y más sensible a lo ajeno.

No nos urgen estudiantes que serán los mejores ingenieros en su ramo, pero sí los ingenieros con más consciencia social. Aquellos que siempre consideren entre sus actividades rutinarias la retribución a su comunidad.

Críticas a la autoridad

Otra forma de contribución es la crítica a las autoridades. Con ello se les brinda una oportunidad para mejorar en su ejercicio. Recordemos que “un error ignorado y no exhibido, seguramente será un error repetido”.

Uno de los derechos que las mujeres han ganado en muchos espacios es el de la libre expresión —que no siempre está garantizado—. No olvidemos que no ha sido una concesión brindada gentilmente, ha sido defendida, ganada y ha costado muchas vidas de valientes. ¡Hagamos uso de ese derecho!

Muchas personas tuvieron la valentía de ganar derechos que actualmente tenemos. Lo menos que podemos hacer por honrar esas vidas y victorias, es ejercer esos derechos y defenderlos con la misma valentía.

Muchas victorias en la lucha de derechos de las mujeres y —civiles en general— han tenido como base los señalamientos a las autoridades. De ahí que representa la semilla del cambio.

Comentarios

La congruencia en la crítica

Nuestros actos, principios y pensamientos, nos definen. Debemos procurar mantener una congruencia si optamos por tener la crítica como estilo de vida.

Habemos muchos que nos hemos mantenido en una posición crítica de nuestro entorno. Misma que no suele ser fácil en un sociedad educada para ser individualista, servil y cupular.

Podemos ver que, salvo en raras excepciones, las jerarquías burocráticas recompensan las sumisiones en vez de recompensar las capacidades. No es común ver, personas críticas, progresistas, humanistas, solidarias en los cargos de servicio público. Suelen ser cargos donde el perfil necesario requiere la capacidad de suprimir la moral y obedecer incondicionalmente.

La lección

Nunca debemos perder la habilidad de criticar, mucho menos la de identificar las falacias y mantener la memoria histórica. Sólo así podremos reconocer aquellos que albergan y conservan esa incongruencia entre sus palabras y sus actos, aquellos que son capaces de desviarse de la ética frente a los intereses individuales y momentáneos, aquellos que sólo dicen ser críticos cuando les es conveniente.

Muchas personas se han mantenido pusilánimes y sumisos ante los atropellos de las autoridades, han optado por callar frente atentados contra sus compañeros —o peor aún, aliarse con el maltratador—, siempre con la esperanza de ser recompensado por esa actitud agachona.

De estos últimos, sólo unos pocos se han dado cuenta que la sumisión no paga bien, no siempre cumple sus promesas y que al final también eran igual de humanos y vulnerables como aquellos que alguna vez vieron sobre sus hombros.

Nunca olvidemos que los servidores públicos tienen la responsabilidad de servir a la sociedad, que las autoridades también son servidores, que los cargos de autoridad no son para priorizar el beneficio personal, ni para atentar contra los demás.

Nunca debemos perder el sentido de solidaridad. Al final todos somos igualmente vulnerables como individuos.

La importancia

Podemos ver que con vicios y prácticas dañinas como las descritas anteriormente nuestro país, sociedad, localidades e instituciones han sido afectadas.

Incluso una simple escuela, como la nuestra, no escapa de esta descripción. No hemos sido capaces como comunidad escolar de ser mejores.

Basta observar las violaciones de derechos de nuestros estudiantes, las condiciones laborales de nuestros trabajadores —docentes y no docentes—, la falta de representación y defensa que tienen estudiantes y trabajadores por parte de sus representantes en el Consejo Técnico Consultivo Escolar.

Por todo lo anterior, urge educar a nuestros estudiantes con valores más humanistas. Urge empezar desde nuestras escuelas. Nos urge más gente crítica pero congruente.

Comentarios

El cuento del cocinero y la gallina y las votaciones

Hoy se realiza la consulta de opinión entre los estudiante de la ESCOM sobre sus preferencias de los candidatos a Subdirección Académica.

En momentos como estos, al igual que en otros procesos de votaciones, toman mucha importancia cuentos que nos presentan la oportunidad a reflexionar sobre nuestras decisiones.

El cuento del cocinero y la gallina nos deja una pregunta muy importante ¿con cuál salsa quieren ser comidos? Las opciones disponibles están visibles, se “debe” elegir de una de las cuatro, pero en este caso existe incluso otra opción más, expresar —como la valiente gallina— que no se quiere ninguna de esas opciones.

Y tú… ¿con cuál salsa quieres ser comido?, la comunidad de ESCOM tiene enfrente la misma pregunta.

Comentarios

Invitación a la crítica y reflexión de candidatos a Subdirector Académico.

La consulta a la comunidad para censar las preferencias de candidatos al cargo de Subdirector Académico de la Escuela Superior de Cómputo (ESCOM) se realizarán en los próximos días. Como ya es costumbre se realiza una consulta a los estudiantes, docentes y personal de apoyo y con base en estos resultados los representantes, miembros del Consejo Técnico Consultivo Escolar (CTCE), emiten un voto secreto en una sesión de ésta, para definir la terna que será presentada a la Dirección General del IPN y, por último, éste elegirá a su criterio como lo faculta la Ley Orgánica de esta institución.

Insto a la comunidad de la ESCOM, particularmente a mis alumnos, exalumnos y compañeros profesores, a realizar un ejercicio de crítica a los candidatos, sus propuestas y su historia como servidores públicos.

Es importante recordar que no es un concurso de popularidad. El espíritu original de las votaciones tiene el objetivo de elegir a la persona más apta para desempeñar un cargo de servicio público.

Hemos sido testigos de muchos ejemplos de las consecuencias de elegir servidores públicos sin las capacidades necesarias o sin la ética mínima para ejercer su cargo. La historia nos brinda esos ejemplos para su reflexión y aprendizaje. Dichas consecuencias las podemos ver a nivel federal, local e incluso en nuestra propia escuela.

Invito a considerar entre sus criterios de elección, sus actos como servidores en cargos anteriores, los beneficios que hayan impulsado para nuestra comunidad, sus capacidades de expresión —oral, escrita, etc.—, su capacidad de negociación y conciliación, sus actos solidarios con miembros de nuestra comunidad en situaciones desventajosas, sus participaciones activas en el consejo, su libertad de pensamiento, decisión y juicio y su valentía para ser oposición a las autoridades en casos de injusticia.

Descartemos alternativas con actitudes pusilánimes, sumisas, abyectas, insolidarias e incapaces, incluso los que hayan contravenido los principios fundacionales de nuestro instituto con sus actos.

Estos ejercicios de votación contribuyen a construir una sociedad más participativa y más consciente. Esos valores son los que una institución educativa debería inculcar entre sus educandos.

Deseo que nuestra comunidad tome la mejor decisión en beneficio de ella misma.

Comentarios

¿Es barata la gasolina en México?

Luego de que se anunciara la “liberación de precios de los combustibles”, algunos funcionarios del gobierno federal realizaron declaraciones en donde argumentaban que la gasolina en México es más barata que en otros países. Incluso algunos tuvieron el atrevimiento de compararlo con los precios de Noruega.

Si comparamos los precios ajustados a pesos mexicanos (MXN), efectivamente “lucen” más caros que en México. Percibo al menos dos enfoques la comparación considerando el precio del producto y el tiempo que requiere una persona para ganar el dinero necesario para adquirir el producto.

La comparación mediante el precio puede ser realizada en la primera columna de la Imagen 1.

Imagen 1: Comparativa de precios de gasolina realizada por La Jornada.

La comparación que se considera el tiempo necesario para ganar el monto para adquirir la gasolina revela que el precio de la gasolina en México requiere más tiempo de trabajo, por lo tanto, es más caro.

Imagen 2: Comparación de precios contra tiempo de trabajo requerido para adquirir 1 litro de gasolina.

En la Imagen 2, se puede apreciar que si bien en Noruega se tiene el precio de 1 litro de gasolina más alto, en México se requiere trabajar —drásticamente— más tiempo para adquirir ese mismo litro.

Conclusión

Desde mi perspectiva si se quiere considerar una comparación de precios siempre se debe considerar entre los criterios el salario de las personas. No se debe olvidar el principio “el precio de las cosas es el tiempo que te toma trabajar para ganar el dinero suficiente para comprarlo”. Dejar fuera este factor, revela una falta de consideración social, para el consumidor final, no es de interés el precio de un bien o servicio fuera de su ambiente. Por lo tanto, la gasolina en México es definitivamente más cara.

Comentarios

La reacción de consejeros frente a la privatización de la educación

La comunidad estudiantil de Escom vive una crisis de la que parece no ser consciente. Esta consiste en la pobre capacidad de representación y la incapacidad para defensa de los intereses de este sector de la comunidad por parte de sus consejeros y representantes. Probablemente esta situación haya existido durante tanto tiempo que incluso se percibe como ordinaria y no como una crisis.

Particularmente me centraré en la actuación de los consejeros ante los cursos privados que imparten dentro de la ESCOM.

La escuela provee las instalaciones. La empresa paga un monto para arrendar las instalaciones con lo que adquiere el derecho de uso. La empresa administra e imparte los cursos, reservándose el derecho de admisión, así como, del establecimiento del precio de los cursos. Sólamente las personas con aceptación de la empresa pueden tomar los cursos, esto puede ser mediante el pago del curso o una “beca”.

Lo anterior, es contrario a los principios fundacionales del propio IPN, contraviniendo la impartición de educación gratuita dentro de esta casa de estudios, que tiene por objetivo, evitar que el factor económico sea un obstáculo para el acceso a este derecho, la educación. Este espíritu está plasmado en el artículo 5º de la Ley Orgánica del IPN, que a la letra dice La educación que imparta el Instituto Politécnico Nacional será gratuita, y es claro, contundente y sin lugar a interpretaciones.

Todo estudiante del IPN ha sido beneficiario directo de la educación gratuita. Moralmente corresponde a ellos —o nosotros los beneficiados— defender este derecho para que otras personas u otras generaciones, también gocen de este beneficio.

La impartición de educación superior en México no es una obligación del Estado, a diferencia de la educación primaria, secundaria y media superior que si lo es. Sin embargo, las instituciones del Estado que imparten educación están obligadas a hacerlo de forma gratuita.

Este tipo de cursos son una forma de privatización de la educación, al restringir el acceso a las personas que tengan las posibilidades económicas para pagar su costo y —uno que otro afortunado excepcional— de una beca.

Existen empresas dedicadas a la impartición de educación en todos los niveles, asignan cuotas, establecen sus propios planes de estudios, se reservan el derecho de admisión, pero lo hacen en sus instalaciones y no en instalaciones destinadas a la educación pública.

Es esperable, aunque moralmente incorrecto, que cualquier beneficiario de las becas a los cursos se pronuncie en favor de estos, incluso algunos la defenderán, finalmente con esto se logra callar la crítica, se soborna la persona y se corrompe la conciencia. Estas becas, en su naturaleza “escasa”, actúan como una “migaja entre hambrientos”. Algunos otros con mayor prudencia —léase pusilánime— optarán simplemente por guardar silencio.

La mayoría de los estudiantes quedarán excluidos de los beneficios y es completamente lógico, porque un negocio de este tipo nunca tendrá la intención de la educación gratuita o el espíritu de las universidades: la difusión libre de conocimientos. Sólo importa lucrar, sólo importan los que puedan pagarlo.

¿Qué sería de todos estos estudiantes que ahora apoyan esta forma de privatización de la educación, si no hubieran podido acceder a la educación superior por no tener los recursos económicos para pagarla?, la educación de estos estudiantes la pagamos todos a través de nuestros impuestos, mismos que el Estado transfiere a las instituciones.

¿Habrían estado en favor de la educación privatizada si ellos o sus familias no hubieran tenido el dinero suficiente para pagar su educación superior?, seguramente no, pero la amnesia histórica abunda y el compromiso social es nulo.

La reacción de los alumnos consejeros a todos estos actos debió ser el repudio constante de estos cursos, pero contrario a esto, han sido cómplices en alguna forma, donde incluso la omisión es una forma de complicidad.

Cada espacio, cada foro, cada recurso a su alcance, debería ser usado por ellos para exigir que esos cursos sean integrados a su plan de estudios —si consideraran que son conocimientos que deberían tener dentro de su acervo académico—, deberían exigir que todo estudiante tenga la posibilidad de acceder a ellos de la misma forma que se puede acceder a cualquier otra asignatura. Estas acciones tiene el objetivo evidente e incuestionable de beneficiar a los estudiantes, a ellos mismos, a sus compañeros, a sus representados.

Tristemente, lejos de actuar en beneficio de sus compañeros, actúan como empleados fieles a esta empresa, defendiendo a toda costa la existencia de cursos privados, incluso promoviéndolos entre sus compañeros [1] [2] [3] [4] [5] [6] [7] [8]. Por si fuera poco, actúan como “departamento de comunicación social”, “departamento de difusión”, o algo similar, al difundir las convocatorias a cursos, los sorteos de las becas, etc.

Este tipo de acciones por parte de los alumnos consejeros exhiben la falta de empatía con sus compañeros, la falta de conciencia social, la falta de una visión progresista y de inclusión, el desconocimiento de los principios de fundación del IPN y la falta de capacidad para ejercer el cargo de consejeros.

¡He ahí la gran crisis!, estamos hablando de carencias enormes a nivel escolar, ¿qué podemos esperar del futuro de una sociedad con principios así?

Fuentes y Referencias

  1. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1316156711779348/
  2. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1315107468550939/
  3. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1306586076069745/
  4. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1306910656037287/
  5. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1301489283246091/
  6. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1298084390253247/
  7. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1297684450293241/
  8. .
    https://www.facebook.com/groups/alcon.escom/permalink/1295641737164179/
Comentarios

Los problemas de México están en México

Durante muchos años, he podido observar que en mi país, en mi sociedad se tiene esa costumbre dañina de pensar que el problema de México no está dentro sino fuera. Siempre esa costumbre de evitar asumir las responsabilidades propias. Los problemas de México están en México.

En las últimas horas de las elecciones presidenciales, aproximadamente las 22:00 horas, las tendencias de los principales periódicos estadounidenses señalaban a Donald Trump como futuro ganador, consecuencia de esto, el peso mexicano (MXN) se devaluaba frente al dólar estadounidense (USD), de 19.70 a 20.50.

Gráfica de tipo de cambio entre el MXN y USD
Gráfica de tipo de cambio entre el peso mexicano (MXN) y el dólar estadounidense (USD) entre las 04:30 y las 16:33 horas (UTC) del 10 de noviembre de 2016, mientras se desarrollaban las elecciones presidenciales de los Estados Unidos y Donald Trump se perfilaba como presidente electo.

Finalmente, la todas las proyecciones convergían en que Trump era el ganador de la elecciones, haciendo realidad el temor de muchos estadounidenses, mexicanos y quizá del mundo entero. El candidato que tuvo como constante durante su campaña presidencial, la promoción de ideas racistas, misóginas, xenofobia, antisociales, elitistas y antipacifistas, sería presidente del estado que —muy probablemente— tenga la mayor influencia y política intervencionista de facto en todo el mundo.

En México así como —seguramente— en otros países, se vivió una gran incertidumbre durante las elecciones, los deseos de que Trump perdiera las elecciones fueron compatibles con la antipatía que se tiene por Hillary Clinton.

Ambos candidatos distan de tener políticas bien vistas o en beneficio para México. Se sabe que Clinton fue una impulsora implacable de que en México el gobierno de Enrique Peña Nieto (EPN) propusiera —y más adelante aprobada— la Reforma Energética. Incluso cuando fue ampliamente rechazada y criticada por la sociedad mexicana. Simplemente Clinton no era conveniente para los intereses mexicanos, pero Trump tampoco lo fue nunca. Trump era cínicamente antimexicanos, antilatinos, antimigrantes, etc.

Bajo la —sana— consideración de que México no está aislado del mundo. El problema de México, considero, está dentro de México.

Mientras en México no tengamos gobernantes que busquen el crecimiento y desarrollo de la sociedad mexicana, la reducción de la desigualdad social, la implementación de políticas sociales, el impulso de la educación y la ciencia, la conservación y aprovechamiento sustentable de los recursos naturales, la promoción de valores cívicos y principios básicos de convivencia social, la transparencia de los gobiernos, la participación ciudadana en política, la ampliación de derechos sociales en lugar de su reducción o condicionamiento, la independencia política, económica y científica del país, etc., México seguirá siendo el país que se arrastre detrás de su vecino verdugo.

El problema de México está en su gobierno, porque al ser autoridad y líder de la conducción de las políticas del país, dista mucho de ser un gobierno que haya tenido beneficios evidentes a la sociedad. Sin embargo, el problema de México también está en su sociedad, nosotros.

Somos una sociedad es poco interesada, organizada y participativa en las políticas de su comunidad, tenemos un sentido pobre de grupo, de comunidad y de nación, tenemos una identidad comunal y nacional reducida, tenemos una gran capacidad de olvido histórico, tenemos una antipatía a las raíces nacionales y un gusto exacerbado y adulador por culturas extranjeras, tenemos prácticas racistas contra nosotros mismos y contra nuestros hermanos latinoamericanos, tenemos una educación donde se inculca el individualismo, donde el liderazgo no se relaciona con el beneficio social sino con su depredación, conocemos más sobre prácticas de corrupción que de valores cívicos, etc.

Mientras nuestro gobierno y nosotros, la sociedad mexicana, no cambiemos esto no dejaremos de ser el país victimista, dependiente, servil, agachón, insolidario, pusilánime que hemos venido siendo.

Siempre tendremos la oportunidad optar de ser una mejor sociedad. La oportunidad está en la forma en la que educamos a nuestros hijos, a nuestros alumnos, en nuestra convivencia social, en los actos diarios. Considero que el problema de México —probablemente— se pueda resumir en falta de valores como individuos, comunidades, grupos y nación.

Comentarios

Sobre la gratuidad de la educación que imparte el Estado

México es uno de los países en donde existen leyes que garantizan el derecho a la educación, incluso garantiza que la educación que imparta el Estado debe ser gratuita. Esto es un privilegio que no se presenta en muchos países.

Es importante tener una noción más precisa acerca de algunos conceptos como “educación”, “educación que imparte el estado” y con ello conocer el sustento de la gratuidad de esta.

¿Qué es educación?

La Ley General de Educación (LGE) en su párrafo 2º del artículo 2º define lo que entenderá por educación:

La educación es medio fundamental para adquirir, transmitir y acrecentar la cultura; es proceso permanente que contribuye al desarrollo del individuo y a la transformación de la sociedad, y es factor determinante para la adquisición de conocimientos y para formar a mujeres y a hombres, de manera que tengan sentido de solidaridad social.

¿Cuál es la educación que imparte el Estado?

Es importante tener presente que estas normativas hacen referencia a la “educación que imparte el estado”, esto implica que las instituciones educativas deben depender de alguna secretaría del Estado.

Algunos ejemplos de instituciones educación del estado son: el Instituto Politécnico Nacional (IPN) o la Universidad Pedagógica Nacional (UPN), debido a que ambas instituciones dependen de la Secretaría de Educación Pública (SEP) y esta es una secretaría de estado, que depende del Poder Ejecutivo.

Algunos ejemplos de instituciones educativas que no son del estado son las instituciones privadas o autónomas (UNAM, UAM, las universidades autónomas estatales, etc.).

¿Cuál es el sustento de la gratuidad en la educación del Estado?

Existen dos normativas federales dictan que la educación que imparta el estado, es decir, en una institución educativa del Estado, debe ser gratuita.

La fracción IV del artículo 3º de la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos (CPEUM) señala:

Toda la educación que el Estado imparta será gratuita;

Además, el artículo 6º de la LGE señala:

La educación que el Estado imparta será gratuita. Las donaciones o cuotas voluntarias destinadas a dicha educación en ningún caso se entenderán como contraprestaciones del servicio educativo. Las autoridades educativas en el ámbito de su competencia, establecerán los mecanismos para la regulación, destino, aplicación, transparencia y vigilancia de las donaciones o cuotas voluntarias.

Se prohíbe el pago de cualquier contraprestación que impida o condicione la prestación del servicio educativo a los educandos.

En ningún caso se podrá condicionar la inscripción, el acceso a la escuela, la aplicación de evaluaciones o exámenes, la entrega de documentación a los educandos o afectar en cualquier sentido la igualdad en el trato a los alumnos, al pago de contraprestación alguna.

Como se puede observar la LGE expresa con mayor detalle, la intención de la gratuidad.

Implicaciones del artículo 6º de la LGE

Sólo para enfatizar:

  • Especifica que ninguna donación podrá ser vista como pago del servicio, ¡es una donación! y las donaciones por definición son voluntarias.
  • Especifica que no se puede condicionar cualquier tipo de servicio educativo a los estudiantes a cualquier tipo de pago, por ejemplo, inscripciones, reinscripciones, colegiaturas, etc.
  • Incluso señala casos específicos, —además de las anteriores— acceso a las escuelas, exámenes o el trámite de documentos, etc.
  • Y finaliza señalando que no se puede realizar algún tipo de distinción entre estudiantes en función de la consumación de cualquier tipo de pago.

¿Qué ocurre con la educación en el IPN?

En cuanto a normativa

El artículo 1º de la Ley Orgánica del IPN (LOIPN) señala que el IPN es una institución educativa del Estado, además en el artículo 2º señala que el IPN es un órgano desconcentrado de la SEP —lo que implica que depende de ella— y por lo tanto la educación que se imparte en el IPN es educación del Estado y como consecuencia también debe ser gratuita.

Adicionalmente a estas leyes, el artículo 5º de la LOIPN señala —textualmente—:

La educación que imparta el Instituto Politécnico Nacional será gratuita.

con lo que confirma la gratuidad en la educación del IPN.

En la práctica

Es común que los procesos de inscripción, reinscripción o trámite de documentos, se condicionen a la consumación de un pago o se induzca la realización de alguno en las unidades académicas del IPN.

Algunos ejemplos son los pagos requeridos para inscribirse a los cursos en los centros de lenguas o en algunos trámites de constancias relacionadas con temas académicos o escolares en las unidades académicas.

Propuesta para defender el derecho a la educación gratuita

Derecho de petición

El artículo 8º de la CPEUM establece el derecho de petición, que expresa que cualquier ciudadano puede realizar una petición o solicitud —por escrito y con respeto— a cualquier funcionario público y este se encuentra obligado a dar respuesta a esta por los mismos medios, es decir, por escrito.

En caso que el funcionario público no diera respuesta a la petición, estaría incurriendo en una falta e incluso ser procesado por la Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos (LFRASP).

Petición por escrito

Considerando lo anterior, una propuesta —entre tantas que pueden existir— es que el interesado realice su petición por escrito solicitando el servicio de interés (inscripción, reinscripción, etc.) a la autoridad que compete, citando la normativa que corresponda y solicitando que en caso de negativa, esta se le sustente debidamente.

Ejemplo

Supongamos la situación donde un estudiante “E” solicita la inscripción a un curso “C” ante un funcionario “F” de una unidad académica “UA”. Un ejemplo simple de una solicitud es:

Ciudad de México, a <la fecha>

<F>

Por medio de la presente, solicito amablemente la inscripción al curso <C> que se imparte en esta unidad, <UA>.

Lo anterior de conformidad con el artículo 5º de la Ley Orgánica del IPN, el artículo 6º de la Ley General de Educación y la fracción IV del artículo 3º constitucional.

En caso de negativa a mi solicitud, le suplico sea sustentada debidamente.

Sin más por el momento, agradezco su atención y quedo en espera de su respuesta.

Atentamente

<E>

Es importante señalar que la petición debe tener un remitente y su domicilio, en caso de que la respuesta sea devuelta por correo. De manera general sugiero consultar textos de análisis del derecho de petición [5].

Si la razón y el derecho asiste al solicitante con mayor probabilidad se tendrá una respuesta favorable. En caso de tener una respuesta desfavorable es importante analizar el sustento que la acompaña.

¿Qué ocurre con la gratuidad en la educación en otras instituciones?

Se debe analizar la normativa aplicable a cada una de las instituciones para realizar peticiones de este tipo. Es posible que la normativa de otras instituciones tenga algún artículo similar, como en el caso del IPN y el artículo 5º de su LOIPN donde considera la gratuidad.

Fuentes y Referencias

  1. Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos
    http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/1_150816.pdf
  2. Ley General de Educación
    http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/137_010616.pdf
  3. Ley Orgánica del IPN
    http://www.aplicaciones.abogadogeneral.ipn.mx/leyes/leyorganicadelipn.pdf
  4. Ley Federal de Responsabilidades Administrativas de los Servidores Públicos
    http://www.diputados.gob.mx/LeyesBiblio/pdf/240_180716.pdf
  5. “Derecho de petición”
    Instituto de Investigaciones Jurídicas de la UNAM
    http://archivos.juridicas.unam.mx/www/bjv/libros/3/1336/6.pdf
Comentarios